top of page

Innovación en pequeñas y medianas empresas PYMES


Se tiene una idea errónea sobre lo que la Innovación represanta para una empresa, la mayoría de nosotros, entendemos la palabra “innovar” como sinónimo de “inventar”, cuando realmente lo que busca este proceso, es aportarle valor a un negocio para competir mejor en el mercado.

La innovación puede aplicarse de diferentes formas, desde encontrar la manera de mejorar procesos internos, como acortar tiempos o solicitar menos requisitos para algún tipo de servicio, hasta la creación de nuevas tecnologías sotenibles y rentables que actuén como diferenciadores del negocio ante la competencia.

En este artículo, te explicaremos de una manera sencilla el proceso de innovación en pequeñas y medianas empresas, así como, algunos consejos útiles para obtener buenos resultados, como la consultoría y asesoría de profesionales.


Innovar para competir

Aunque tu competencia no lo haga, no significa que tú no debas hacerlo.

Lamentablemente, no todas las empresas pueden sobresalir y aquellas que innovan, son las que tienen más oportunidades de lograrlo. Es muy común que el proceso de innovación inicie sólo cuando es necesario y, generalmente cuando es demasiado tarde. Un ejemplo muy conocido es el caso de Kodak, quién llegó a ser una de las marcas más grandes en el mercado de la fotografía.

Kodak se caracterizaba por ser una marca confiable y de muy buena calidad cuando de fotografía se hablaba, sin embargo, nunca pudieron preveer que el mercado digital se expandiría de la manera en que lo hizo. Para Kodak, sus clientes siempre serían sus clientes, y el nombre de su marca siempre tendría peso en el mercado, por lo que, decidió no darle importancia al inicio de la era digital y desapreció del mercado en unos pocos años.

Este es sólo un caso, entre tantos de empresa muy grandes que ignoraron los procesos de innovación hasta que el mercado acabó con ellas. Lo mismo sucede con los pequeños y medianos negocios, aquellos que innovan tienen más oportunidad de competir en el mercado y los que no, es muy posible que desaparezcan en el mediano plazo. Si quieres competir, debes innovar.

Metodología para innovar

Es importante mencionar que trabajar en innovación requiere un método que facilite su desarrollo y su ejecución. Recordemos que, como cualquier proceso creativo, el trabajo de innovación se basa en la prueba y el error, por lo que, contar con un marco de trabajo adecuado ayudará a identificar errores y aprender del proceso para no repetirlos.

Podríamos dividir el proceso de Innovación en tres etapas, o pasos a seguir, que podrán repetirse las veces que sean necesarias, iterando llegar a la meta.


Descubrir (D) Idear (I) Validar (V)

Seguir una ciclo DIV, es clave para iniciar cualquier proyecto de innovación, ya que cada ciclo ayudará no sólo en la creación sino en la toma de desiciones asociadas al proceso, porque la innovación implica riesgos que deben gestionarse con cuidado.


Descubrir

Cuando hablamos de Descubrir (1), nos referimos a las causas por las cuáles se toma la decisión de innovar, es decir, cuáles son los motivos por los que se desea mejorar algún producto o proceso interno, o tal vez, crear uno totalmente nuevo. En este primer paso, se debe identificar el problema a resolver, el por qué y las necesidades específicas de la empresa y de los clientes que se desean satisfacer. Frecuente se comienza con una vaga sobre lo que se quiere lograr y se dedica muy poco tiempo, si se hace, a identificar el verdadero desafío a resolver y ésta es la causa de que muchos proyectos de innovación fracasen.


Descubir el desafío, te llevará automáticamente a buscar ideas y es muy recomendable hacerlo, tanto dentro como fuera tu industria. Buscar alternativas en otras disciplinas y escuchar a tus clientes puede darte grandes ventajas.

Tomemos como ejemplo a PUMA, una marca muy conocida de productos de calzado deportivo. La empresa necesitaba aumentar la eficiencia de su proceso de entrega e identificaron que un factor de impacto era el tamaño de los empaques (las cajas de cartón). Lograron identificar un aspecto del producto que podía optimizarse para mejorar los resultados del proceso de entrega y a partir de allí desarrollaron un proyecto completo de innovación para su sistema de empaque. Iniciaron su búsqueda de ideas en diferentes industrias, tanto en calzado como en embalaje.


Idear

Muchas veces se piensa que innovación y creatividad son sinónimos, sin embargo la creatividad es un requisito fundamental para la innovación, aunque no suficiente. Es el canal por el cual circularemos hasta llegar a la meta. La creatividad es la capacidad de generar ideas, y en innovación cuanto más disruptivas mejor. Sin embargo, luego del entusiasmo inicial, en esta etapa es dónde se estancan la mayoría de los proyectos de innovación. La primera razón es porque se tiende a rechazar lo nuevo, aunque no sea lo que estamos buscando muchas veces nos cuesta darle crédito a las ideas diferentes, y la segunda razón es porque para un proceso creativo sólido debemos investigar.

Si buscamos soluciones partiendo unicamente de la información con la que iniciamos el proceso, es muy probable que obtengamos siempre resultados similares.

Para ampliar el conocimiento la empresa puede destinar tiempo y recursos a investigar o puede tener acceso al conocimiento de expertos fuera de ella, dependiendo de cómo gestione sus actividades de innovación. Esta es una de las definiciones estratégicas en cuanto a la gestión de la innovación que tiene un gran impacto en los resultados.


Una vez que se han generado ideas, se han estudiado alternativas y se ha seleccionado una potencial solución, se pasa al desarrollo. Se elaboran protoptipos que van evolucionando hasta encontrar una forma de implementar la idea que efectivamente resuelve el problema.



Continuemos con el ejemplo de la marca PUMA. Una vez identificado el desafío (descubrir), llegaba el momento de poner manos a la obra para resolverlo. Para encontrar la mejor solución, fue necesario que investigaran sobre tecnologías, materiales y embalajes. Se dieron cuenta que ese aprendizaje era crítico para el éxito. Fue así como, después de muchos prototipos, llegaron a la conclusión de que la mejor opción era empaquetar el calzado en bolsas de tela . Pero de ahí surgía otro dilema, era posible que, utilizando únicamente tela, el calzado se dañara. Profundizando su investigación sobre empaques y materiales lograron crear un diseño de cartón que encajaba perfectamente en la bolsa de tela, resguardando el calzado sin incrementar el tamaño del paquete.



Validar

Siguiendo el ciclo, llegamos al último paso, la validación. Cuando se tiene una idea desarrollada, se trata de poner a prueba los hallazgos y resultados obtenidos. Las características que se evaluan en esta etapa y las pruebas específicas que se realizan varían de acuerdo distintos factores, por ejemplo, el tipo de innovación (innovación en producto, proceso, comercialización), el nivel de riesgo o el grado de desarrollo que tenga la idea al momento de la validación. Sin embargo, en líneas generales podemos decir que se busca verificar que la nueva solución es adecuada en términos de;

1. Deseabilidad (Que aumente el deseo de compra o utilización por parte de los usuarios). 2. Factibilidad (Que sea realizable con los recursos disponibles y que resuelva la necesidad inicial). 3. Viabilidad (Que sea sostenible y rentable económicamente).

Regresando al caso de PUMA, cuando llegó el momento de validar la solución con los clientes (tanto las zapaterías como los consumidores), resultó que éstos preferían el nuevo empaque. Incluso cuando no lo habían imaginado, una vez que lo conocieron, lo pedían. Esto habla bien de la deseabilidad de la solución. Por otro lado, al ser un empaque más prequeño, podían transportarse más pares de calzado por el mismo precio y ocupaban menos espacio en almacenes por lo que, fue factible ya que resolvía la principal necesidad de hacer más eficiente el proceso y viable, ya que disminuía los gastos de empaquetamiento y transporte, mejorando los resultados generales del negocio. Si quieres saber sobre este caso puedes leerlo aquí.

Este es un ejemplo de como un cambio en el embalaje del producto puede resultar una innovación sostenible y exitosa para un negocio, y no necesariamente es algo reservado a las grandes compañías.


Quiero innovar

Es probable que tú también estés buscando aumentar tu competitividad, ya sea mejorando tus procesos y productos actuales o, creando nuevos. Sabemos que es no siempre es fácil abordar este tipo de iniciativas y es posible que no sepas por dónde comenzar.


En Uruguay hay múltiples instrumentos de apoyo para impulsar la innovación y mejorar la competividad de las Pymes, puedes conocer más aquí. En Efecto Innovación, sabemos que las buenas ideas, puestas en acción, impulsan el desarrollo sostenible integrando el crecimiento económico con el bienestar social y ambiental. Podemos ayudarte a diseñar e implementar los cambios que tu equipo necesita, con la velocidad y la flexibilidad que se requiere en el contexto de negocios actual.


Te invitamos a conocer más sobre nuestros servicios que tú mismo decidas si somos la mejor opción para tu empresa o negocio, regístrate en la sección “Quiero probar un taller” de nuestra web para reservar tu lugar en nuestro siguiente workshop abierto o contáctanos para conversar sobre tus propios desfíos.

Comments


bottom of page